Recuerdos al viento

Recuerdos al viento

 

Uno a uno desaparecen los recuerdos de ti,

Esfumándose de mi mente junto contigo,

Fragancia de una noche de pasión febril

Prendida de blancas sábanas de lino.

 

Noche a noche

Con cada carcajada del barquero

Una canción, Hipnos y una flauta dulce

Llevándose consigo el dolor y el goce

Prisioneros de un agónico recuerdo.

 

Pero no me los robaron… no,

Los recuerdos se fueron contigo

No se perdieron… no,

Vuelan entonando alegre melodía

No se marcharon…no,

Escondiéronse tras el atardecer cobrizo

No se murieron…no,

Volaron más allá del verso y la poesía.

 

Pero fuiste tú la que se fue

Sin previo aviso ni premio de consolación,

Fuiste tu la que se marchó sin mediar palabra,

Fuiste tu la que se fue dejándote en mi corazón

Pedazos de una fantasía en matices escarlata,

Y como no tuve tiempo de amarte, te quise y te olvidé.

 

Así un día se te perdió el mirar,

No… te lo perdí yo… tú lo tienes en los espejos,

Así un día se te perdió el cálido abrazar,

No…te lo perdí yo… tú lo guardas en tu cuerpo,

Así un día se te perdió el besar,

No…te lo perdí yo… tú sólo dejaste de dar besos.

 

Tomamos el barquero y yo una copa en el infierno

Mientras ambos nos reímos de mi propia estupidez,

Un bar tranquilo, clientes amables y discretos

Y una amistad de empática embriaguez.

 

La rosa derramó un pétalo por sus recuerdos,

Una brizna de ardorosa añoranza carmesí

Entre tus cientos de pedazos perdidos en el viento.

 

Día a día te fuiste fugando de mi corazón,

Arrastrada por el tiempo de un suspiro

Como las semillas de la flor del diente de león.

 

(14/03/11)

 

HomeDe vuelta al libro
Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *